Unos estudiantes de arqueología descubrieron una maceta con semillas oculta desde hace 800 años. ¡Cuando plantaron las semillas no se podían creer lo que había crecido!

Hay veces en las que un arqueólogo dedica su vida a excavar y no hace ningún descubrimiento que permita explicar cómo vivieron las personas de hace siglos. Es por eso que unos estudiantes americanos tuvieron mucha suerte al principio de sus carreras profesional, ya que excavaron algo fuera de lo común…

Como parte de una práctica en el mundo real, un grupo de estudiantes de arqueología fue a una reserva india en Wisconsin. Durante la excavación encontraron una maceta pequeña que se estimaba que tenía unos 800 años. Pero no estaba vacía, sino que dentro tenía un puñado de semillas de calabaza. Los estudiantes decidieron plantarlas y ver si crecían. Lo que cosecharon es muy diferente de lo que los granjeros modernos tienen en sus campos.

nasiona-pas


¡Crecieron calabazas gigantes! Su tamaño excede por mucho el de las calabazas actuales que consideramos grandes. Las verduras no solamente eran impresionantes por su tamaño, sino también por su sabor. Eran jugosas, tenían un sabor exquisito y una textura suave. Se llegó a la conclusión de era una especie de calabaza que ya no existía hoy en día y la planta la llamaron “Gete-Okosomin”. A los estudiantes les encantó que las calabazas tuvieran muchas semillas, por lo que podían plantar muchas más y podían disfrutar de las verduras que comían los indios.

El tamaño de la calabaza es impresionante.
nasiona-2


Estas calabazas son tan diferentes de las actuales que han recibido su propio nombre

nasiona-3


source : curioctopus.it

Reply