Unos alumnos pintaron el ataúd de una chica fallecida de 18 años. Lo hicieron por una razón muy triste

Laura Hillier, una muchacha de 18 años de Burlington, estuvo luchando uns cuantos años contra la leucemia. Por desgracia, perdió la batalla y murió en enero de este año.

Todos sus compañeros de escuela acudieron al funeral. Decidieron convertir el ataúd blanco en un libro conmemorativo. Escribieron cientos de mensajes conmovedores de amor y apoyo. También decidieron llevar su color favorito, el morado.

La vida es una canción… cántala mientras late el corazón, esa es la inscripción más grande del ataúd, la cual fue leída en el entierro.

1


La muchacha había estado esperando un trasplante de células madre durante cuatro años. En julio tuvo la oportunidad, pero la falta de camas en el hospital retrasó el proceso unos meses. Tras el funeral, uno de los amigos de Laura publicó algo conmovedor en su sitio de Imgur: animaba a la gente a donar órganos.

En la actualidad, la familia de Laura recauda fondos para una fundación que investigará las células madre.

Si te ha gustado este post, compártelo con tus amigos en Facebook.

2

Página 1 de 1

source : dailymail.co.uk

Reply