Unas manitas como símbolo de recuerdo. Un padre conmemoró a su hijo de una manera maravillosa.

Brad Kearns, el mánager de un gimnasio en Tuggerah, Australia, es un feliz padre de dos niños fantásticos. Por desgracia, su primer hijo nació muerto. De no haber sido por esa tragedia, hoy tendría tres hijos maravillosos. Toda la familia estaba destrozada por lo que había pasado.

Especialmente en el Día del Padre, que en Australia se celebra el primer domingo de septiembre, Brad recuerda lo que pasó hace años e imagina cómo sería si el pequeño Buddy estuviese vivo. Este año posteó algo muy conmovedor en Facebook. Lee lo que escribió.


brad-kearns


¿Te acuerdas de la primera vez que tocaste la mano de tu hijo?

¿Cómo frotabas tu pulgar en sus deditos y luego le agarrabas la manita con la tuya?

Seguro que estabas sorprendido por lo indefenso que era.

Con la mano de un niño en la tuya, le haces una promesa en silencio. Le prometes que lo protegerás y lo cuidarás. Darás todo lo que tienes e intentarás ser el mejor padre del mundo.

brad-kearns2


Me acuesto en el suelo de la habitación de mis niños, perdiéndome pensando en mis cosas. Pienso en mi promesa y vuelvo atrás en el tiempo. Espero poder hacer todo lo que prometí. Pienso en esas huellas de manitas en mi cuello. Estas manos son un símbolo de nuestro recuerdo. Le pertenecen a nuestro primer hijo.

Su nombre era Buddy. No iba a ser su nombre, sino que eso es cómo le llamaba en ese momento. Cuando lo vi por primera vez, él estaba durmiendo tranquilamente. Era mi pequeño amigo. El tatuaje de sus manitas hacen que lo recuerde cada día.

Ve a la siguiente página para seguir leyendo el resto del post de Brad.

brad-kearns1



Reply