Una sala llena de globos. ¡Una lección de vida para estas personas!

“Lo que das, siempre vuelve”. Eso decimos (y esperamos que sea cierto). Después de leer este texto, darás a su queridos todo el amor que puedas. Porque eso es lo que satisface a otras personas.

Todos queremos tener una segunda oportunidad, como el Scrooge de “Cuento de Navidad”.

1


Un grupo de 50 personas participaron en un seminario. De repente, el orador detuvo su intervención y le dio un globo a cada participante. Pidió a escribir sus nombres en él, inflarlos y meterlos en otra habitación.

Luego tedrían 5 minutos para encontrar el globo con su propio nombre. Todo el mundo estaba buscando su globo caóticamente. Y después de 5 minutos nadie pudo encontrar el globo correcto. El profesor aconsejó a recoger el globo más cercano y dárselo a su dueño.

Después de un minuto, todo el mundo tenía su propio globo. El conferenciante comparó esta situación con la vida. Todos buscamos la felicidad lejos y no sabemos dónde está realmente.

¡Y la verdad es tan fácil!

Nuestra felicidad está donde está la felicidad de los demás. Dale a tu seres queridos alegría y felicidad y estos valores volverán a ti. Así es la vida buena y humanitaria.

¡Si te gusta esta publicación, compártela con los amigos por Facebook!

desktop-1406690127.png

Página 1 de 1

source : themetapicture.com

Reply