Una organización rescató a un perro cuando otros lo habían sentenciado a muerte.

Los animales, al igual que los humanos, pueden sufrir todo tipo de enfermedades. Pueden tener obesidad o dolor en las articulaciones.

Las células cancerígenas afectan de igual manera a perros que a humanos. Si un animal tiene suerte y su dueño es bueno, tendrá todos los cuidados que necesita y se le sacrificará sin dolor alguno en caso de ser necesario. Los animales sin hogar no tienen esa oportunidad, y aquellos que sufren enfermedades deben arreglárselas solos. Althea, un pequeño perro de San José, en California, estaba en esta misma situación. Andaba por la calle con un tumor enorme.


ppp2


La organización “Taile of a Shelter” cuida de los animales que han sido sentenciados a muerte por los veterinarios. Cuando Althea fue ayudada por la fundación, estaba delgada y exhausta. Pero esa no era la peor parte: la pobre tenía un enorme tumor alrededor de su ojo.

pp1

pp3


source : hefty.co

Reply