Una familia estupenda adoptó a este precioso doberman sin dudarlo. Sus vidas cambiaron completamente con lo que hizo el perro 4 días después…

Kahn es un doberman que pasó unas largas semanas en uno de los refugios para animales en Australia. Un día, la fortuna por fin le sonrió: los Svillcic decidieron adoptarlo. Se lo llevaron a casa y le dieron el amor que necesitaba.

El perro no lo tenía fácil, ya que sus antiguos dueños lo maltrataban. Tenía las costillas rotas y estaba extremadamente delgado cuando lo llevaron al refugio. Su condición era tan mala que incluso pensaron en sacrificarlo. Pero alguien se dio cuenta a tiempo y se lo llevó. En su nueva casa juega a menudo en el jardín con Charlotte, la hija de año y medio del propietario. Un día empezó a comportarse de manera agresiva hacia la pequeña. Gruñía y la alejaba del lugar en el que se encontraba.

1

2


source : candogseat-this.com

Reply