¡Una chica de 17 años aceptó morir a pesar de que había sido madre! ¡Esta historia demuestra lo injusta que puede ser la vida a veces!

Cuando eres un adolescente quieres tomar todo lo que la vida te ofrece. Las reglas son para los demás, pero no para ti. La mayoría de las personas empiezan a probar lo ilegal, exploran límites y los cruzan. Es normal que todo el mundo busque su propio camino. La vida confirmará luego si fue una buena decisión o no.

Sin embargo, la vida suele demostrar que tiene otros planes para nosotros y que puede cambiar en tan solo unos momentos. Eso es lo que vivió Jenny, la cual afrontó un cambio en su vida y tuvo que tomar unas decisiones dramáticas en cuestión de días.

1



Jenny era una adolescente normal, con las alegrías y problemas típicos de su edad. Le gustaba salir con amigos, tenía un novio e iba a la escuela. Nada fuera de lo común. Hasta que empezó a sufrir dolores de cabeza. Al principio no le hizo caso a los síntomas, pero con el tiempo se iban intensificando. Eran tan fuertes que la adolescente tuvo que ir al médico con su madre.

2


El diagnóstico cayó como un jarro de agua fría: tumor cerebral inoperable. La vida de la muchacha se derrumbó. La única posibilidad de recuperarse era una quimioterapia larga y devastadora. Todo el mundo la apoyó: su familia entera, sus amigos y su novio. Parecía que todo iba bien.

3



Sin embargo, las pruebas encontraron que Jenny estaba embarazada, cosa que inhabilitó el tratamiento. Tenía que elegir entre abortar y seguir con el tratamiento o no tratarse y dar a luz al bebé.

¡En la siguiente página conocerás su decisión!

4


source : lifebuzz.com

Reply