Un rápido movimiento puede evitar que un bebé se ahogue. ¡Todo el mundo debería saberlo!

Los niños suelen ser impredecibles, por lo que tienes que vigilarlos en todo momento y protegerlos de cualquier peligro. Son muy curiosos, por lo que les gusta aprender nuevas cosas y meterse objetos que acaban de descubrir en la boca. Un instante es todo lo que se necesita para que un bebé se ahogue con un juguete o con un botón.

Es fácil que se ahoguen, incluso durante las comidas. Los niños no suelen estar quietos, por lo que a menudo corren con la comida en la boca o hablan mientras todavía están masticando. Un trozo considerable de queso o de zanahoria puede atascarse en su esófago y hacer que no pueda respirar. Unas vías respiratorias obstruidas provocan hipoxia, lo que suele terminar en un coma o, en casos extremos, en la muerte.

1



La St. John Ambulance, una organización para la educación en los primeros auxilios, ha colgado un vídeo en YouTube donde muestra cómo reaccionar ante una situación así. Una figurita de una princesa nos muestra, paso a paso, qué debemos hacer en esa situación. ¡Los estudios que han llevado a cabo en la organización son terribles! ¡Muestran que el 80% de los padres no saben cómo reaccionar ante estas circunstancias!

Échale un vistazo al vídeo y compártelo. ¡Quizá puedas salvar la vida de alguien gracias a él!

Página 1 de 1

source : youtube.com

Reply