Un anciano que no tenía nada murió en un asilo. ¡Una de las enfermeras lo vio mientras limpiaba!

Hay muchos asilos en el mundo para que los ancianos residan en ellos temporalmente o para siempre. Algunas personas no tienen familias, mientras que otras están ahí por sus seres queridos, los cuales han decidido ponerlos en este triste lugar con la esperanza de que estén mejor que en casa.

Las enfermeras suelen estar tan ocupadas que casi nunca se paran a conocer a los ancianos que residen allí. No se relacionan con ellos porque no les interesa lo que hacen en su tiempo libre. Es una lástima, ya que algunas veces puedes aprender muchas cosas interesantes de ellos.

Mak Filser murió en un geriátrico. Cuando tocó limpiar su habitación, una de las enfermeras vio un poema titulado “Abuelo Cascarrabias”. Las palabras del poema la cautivaron y la conmovieron al instante. Decidió hacer algunas copias y distribuirlas entre los empleados. ¡Mira qué escribió el anciano!

1


Abuelo Cascarrabias

¿Qué ves, enfermera? ¿Qué ves?
¿En qué piensas cuando me miras?
Un abuelo cascarrabias, no muy inteligente.
Inseguro por costumbre con mirada distante.
Que le cae la comida y no contesta.
Cuando dices en voz alta: “¡Es que no lo intentas!”
Quien parece no darse cuenta de las cosas que haces.

2


source : idealist4ever.com

Reply