¡Tras ver lo que otras personas se han encontrado con su comida en KFC, nunca más volveré a comer ahí! ¡Qué asco!

Las cadenas famosas de comida rápida nos aseguran que sirven productos frescos y sanos. Tenemos la mejor comida y la más rica a nuestra disposición en cuestión de minutos. Llegados a este punto, lo mejor es que nos comamos sus productos sin pensárnoslo dos veces. Al fin y al cabo, su comida es pura salud. ¡Error! El hecho de que sus productos tienen tantos conservantes que podrían sobrevivir a un apocalipsis no nos pilla por sorpresa.

Sin embargo hay algo peor, ya que te encontrarás objetos extraños en la comida no se sabe si por la pereza de los empleados o por puro despiste. Puedes echarles un vistazo, pero ve con cuidado, puede que te quite el hambre por un tiempo.

poster-1049571_960_720


Un muchacho de 19 años llamado Ibrahim Langoo no pensó que recibiría algo completamente diferente cuando compró pollo del KFC. ¡Cuando estaba masticando su pollo, vio algo que se parecía a un cerebro! Colgó la foto en internet y la compañía respondió al momento… ofreciéndole comidas gratis y afirmando que no era un cerebro… ¡sino un riñón! ¡Menudo alivio!

ibtimes.co.uk

ibrahim


Los empleados del KFC en Virginia estaban tan ocupados con otras cosas que sirvieron a su cliente… ¡una cabeza de pollo rebozada! La mujer demandó a la compañía con 100.000 dólares por daños, y la compañía le hizo una contraoferta… 2 semanas de comida gratis. No sabemos si esa oferta tan tentadora hizo que retirara la demanda.

youtube.com

maxresdefault



Reply