Este padre llevó a su hija a una fiesta y le dejó beber todo lo que ella quisiera. Al día siguiente, la chica encontró una carta de su padre que la cambió para siempre.

Reiko y su padre fueron primero a comer algo y luego visitaron algunos pubs. Se divirtieron mucho, la chica lo dio todo en la pista de baile y probó bebidas que nunca hubiera tomado si hubiese tenido que pagarlo de su propio bolsillo. A cada hora que pasaba, Reiko sentía menos vergüenza de pasarlo bien con su padre.

¿Cómo terminó la noche? Por desgracia, la chica no lo recuerda. Recuerda vagamente un momento, cuando su padre la tapó con el edredón y le deseó buenas noches. A la mañana siguiente, la chica se levantó con una resaca terrible, fruto de haber bebido tanto alcohol. Reiko se levantó sin ganas de la cama, pero no quería encontrarse con su padre. Por suerte, su madre entró en la habitación y le dio una carta de su padre.


source : curioctopus.it

Reply