Su mujer se quedó ciega hace treinta años. Tras este incidente, su marido empezó a cavar en el jardín. ¡Cuando veas lo que ha creado te quedarás sin palabras!

La casa Kuroki, en Shintomi (Japón), está sitiada por cientos de turistas y periodistas que quieren ver con sus propios ojos lo que el señor Toshiyuki, de 86 años, hizo por su mujer. La razón de tantas visitas es un enorme jardín rosa.

Esta historia empezó mucho antes, en 1956. Toshiyuki y Yosako se casaron, pero fue un matrimonio concertado. Pronto se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro y se enamoraron. Vivieron en una pequeña granja con tres niños y ganado. Trabajaban muy duro, pero nunca se quejaban de su destino. Vivieron 30 años juntos, amándose y apoyándose el uno al otro en los momentos difíciles. Cada año ahorraban para hacer su viaje soñado: querían visitar los 30 monumentos más famosos del país.

En 1986, la vista de Yosako empezó a empeorar. Fue inmediatamente al oculista, pero la visita no le sirvió para nada.

3

2

4


source : heftig.co

Reply