“Soy una madre perezosa y egoísta”-, dijo una usuaria de internet. ¡Tras su discurso se montó un gran revuelo!

Internet es un lugar donde muchas personas expresan sus opiniones, con las cuales los otros usuarios pueden no estar de acuerdo. Sin embargo, la libertad de expresión nos permite hacerlo, e internet es un lugar que nos permite ejercer esa libertad. Todo el mundo puede crear un blog, escribir un comentario y dejar que los otros sepan qué pensamos.

Anna Bykov escribió una carta diciendo que era una madre perezosa y egoísta y la firmó con sus propio nombre, sin esconderse bajo ningún alias. ¿Por qué? ¿Está haciendo lo correcto? Puedes juzgarla tras leer su carta.


hotzehwc.com

A toddler playing with his toys while his mom naps on his bed



Soy una madre perezosa. Además, soy una egoísta empedernida. ¿Quieres saber por qué?

Trabajo en una guardería, por lo que he visto muchas actitudes diferentes de niños y padres. La mayoría de las veces los padres son sobreprotectores. Visten a los niños, les dan de comer, no pueden hacer nada ellos solos porque pueden hacerse daño o caerse y los padres lo deciden todo. Especialmente recuerdo al pequeño Slavik. El niño comía cualquier cosa que le pusieras en la boca, pero nunca era él el que iba a por la comida. Una vez le di gachas y el comía cucharada tras cucharada sin emoción. Nadie le dio nunca la posibilidad de comer nada más. El niño tenía un desorden alimenticio porque nadie le había dicho que comiera él solo. Pero cuando se le dio esa posibilidad, comió sin ayuda de nadie y lo hizo con ganas.

Soy demasiada perezosa para darle de comer a mis hijos. Cuando mi hijo mayor tenía un año le di una cuchara y tuvo que comer él solo. Lo mismo con el tenedor. Por supuesto, al principio se le tenía que limpiar a menudo: teníamos que limpiar la mesa, el suelo y al pequeño. ¡Sin embargo tuvo su recompensa! Puede comer sin ayuda de nadie y sin temor a que se ahogue.


ladolcevitasandyford.com

2


Los fines de semana me gusta dormir hasta tarde. Un sábado me levanté a las 11. Mi hijo pequeño, de dos años y medio, estaba en la tele viendo dibujos y comiendo zanahorias y cereales que agarró de la despensa de la cocina. El mayor se había ido por la mañana con sus amigos y sus padres. Decidí que si quería salir solo, también tenía que preparar su viaje él solo. Por supuesto escuchaba lo que hacían mientras yo estaba tumbada en la cama, pero quería que tuviesen libertad para escoger lo que quisieran. Me puse la alarma por la mañana y le escribí a la madre de uno de los chicos.

Soy demasiado perezosa para comprobar si mi hijo tiene todos sus libros en la mochila. Demasiado perezosa para ver si ha puesto su ropa de gimnasio en la lavadora. Son sus responsabilidades. Además, soy tan arrogante que a veces le pido a mi hijo que me haga un bocadillo.

¿Quieres saber por qué lo hace? ¡Échale un vistazo a la siguiente página!


youtube.com

3



source : annabykova.ru

Reply