¡Se le ocurrió esta alocada idea para recordar la infancia de su hijo! ¡Es una verdadera demostración de amor paternal!

Keith Anderson vive en Peterborough (Ontario) y es un padre estupendo. Al igual que a su hijo, le encantan los tatuajes.

Cada año se tatúa un dibujo hecho por su hijo. Quiere recordar la infancia de Kai de esta manera.

1



El primer tatuaje era una margarita. Keith se lo tatuó cuando su hijo tenía 4 años. Ese fue uno de sus primeros dibujos.

2



Un año más tarde se tatuó una casa y la firma de Kai en su mano derecha.

3



Otro tatuaje fue un caballito de mar. Lo hizo cuando su hijo tenía 6 años.

5


source : ilblog.paoloruffini.it

Reply