¡Una prueba perfecta de que vale la pena empezar la educación lo antes posible!

La protagonista del vídeo es la pequeña Arabel que nada bastante bien como para un niño de 21 meses. Es una prueba perfecta de que las clases de natación empezadas a temprana edad dan resultados increíbles. La protagonista no sólo sabe nadar bien, sino que también salta desde una plataforma y bucea.

Lo admiramos y os aninamos a aprender a nadar lo antes posible.

Bez-nazwy-5


Si te gusta lo que hace esta niña de 21 meses, comparte la publicación con tus amigos.

Página 1 de 1


Reply