Oyeron unos sonidos inquietantes que provenían de una zanja muy profunda. ¡Decidieron comprobar qué era! ¡Descubrieron lo terrible que puede ser el hombre!

Un grupo de policías de Florida tropezaron con algo inquietante mientras hacían la ronda. En una zanja, entre la alta hierba y la maleza, vieron un pequeño agujero del que salían sonidos extraños. ¡Lo que vieron les dejó helados!

No sabían que el hombre es capaz de semejantes actos tan crueles. Encontraron un pequeño cachorro enterrado vivo.

El pobre animal apenas tenía siete días. Los policías cavaron unos pocos centímetros y sacaron al perrito. Lo llevaron a la clínica “Animal Center Levy”. Los veterinarios lo cuidaron y le pusieron el nombre de Tucker.

2

3

5


source : petflowblogorigin.isprimecdn.com

Reply