Nadie quería este pitbull. Estaban a punto de sacrificarlo cuando un hombre le ofreció un nuevo hogar. Pero a cambio pagó un precio muy alto

El pitbull es una raza perro que tiene muy mala reputación. Estos perros están criados para cuidar a sus dueños y protegerlos a toda costa. Necesitan mucho trabajo para refrenar su instinto natural de dominar. Por desgracia, su mala reputación es culpa única y exclusivamente de los dueños que no los saben criar.

Zara, una pitbull de 7 años, no tuvo una vida fácil. Fue devuelta tres veces al refugio. Una vez porque había mordido electrodomésticos en la casa. La segunda porque no le gustaba a otro perro que estaba en la casa. Y en la tercera, Zara estiraba a su dueño cuando paseaban y su propietario no se lo pasaba bien.


1


Zara iba a ser sacrificada tras su tercer retorno al refugio. 18 meses después todavía no tenía hogar, ya que todo el mundo tenía miedo de un perro tan grande. En ese momento, Emma Hindson era una voluntaria del refugio. Tenía el título de veterinaria, por lo que era muy útil. Tras un tiempo empezó a pasear con Zara.

Emma dice: Zara es muy amigable. Siempre quería saltar a tus rodillas y ser acariciada y abrazada. Te podía lamer hasta la muerte.
2


Tras muchos paseos, Emma decidió que iba a llevarse a Zara a su casa. Quería ver cómo se comportaría en su casa y si tenía alguna posibilidad de adaptarse. Resultó que Zara esperaba una oportunidad así. Tras un paseo, se tumbó al lado del sofá como si fuera su propio hogar.

3


Resultó que estaban destinadas la una para la otra. La enorme cantidad de energía de Zara le iba muy bien a Emma, ya que también era muy activa físicamente. Zara siempre está al lado de su dueña. Sin embargo, hay problemas que podrás ver en la siguiente página.

4


source : thedodo.com

Reply