Nadie era capaz de salvar la vida de este bebé. Fue por entonces que surgió un milagro.

¡Karen era increíblemente feliz al saber que estaba embarazada por segunda vez! Ya era mamá de Michael de 3 años, que no podía esperar más para conocer a su hermanita.

Era muy feliz. Todos los días abrazaba el vientre de su mamá y cantaba su canción favorita a la hermana pequeña. De este modo se establecía una relación mágica que luego provocaría sucesos increíbles.

Nada había anunciado ninguna desgracia. El embarazo se desenvolvía correctamente, pero al llegar el día del parto, surgieron complicaciones… La niña nació gracias a una cesárea. El médico informó a los padres de que sus posibilidades de sobrevivir eran muy pocas. Éstos, desesperados, empezaron a preparar el entierro.

1



El pequeño Michael no podía creerlo.

Hacía poco que ayudaba a decorar la habitación para ella y ahora querían que se resignara a su muerte… Quería cantarle algo por la última vez. Desgraciadamente, no podía entrar en la unidad de cuidados intensivos. El personal del hospital se negaba firmemente a dejarle hacerlo.

La madre desesperada decidió arriesgarse y llevar a Michael para que vea a su hermana.

2


source : jesusdaily.com

Reply