Este hombre encontró esos cachorros junto a su madre muerta y decidió llevárselos. ¡Mira cómo crecieron!

Un día el naturalista Casley Anderson paseaba por las montañas, cuando de repente vio dos cachorros huérfanos junto al cuerpo de una osa muerta. Decidió llevarlos consigo, sabía que no podían sobrevivir por su propia cuenta.

Gracias a sus experiencias profesionales, que había adquirido trabajando con amínales, pudo ocuparse de los ositos. Su decisión y esmero en el cuidado de los cachorros hicieron que se ha creado una una de las historias más asombrosas que nunca hemos oído.


Desgraciadamente, uno de los ositos murió. ¡El otro fue adoptado por Anderson!

1



Lo llamó Brutus.

2



Se unió legalmente a la familia.

3



Casey, gracias a su trabajo donde se dedica al entrenamiento de animales, no tuvo problemas con adiestrar al cuadrúpedo atípico.

4


source : earthporm.com

Reply