Los comensales del restaurante miraban con repulsión a un hombre viejo enfermo. De repente, su hijo hizo algo que los dejó a todos sin palabras

Un hijo llevó a su viejo y enfermo padre a comer a un restaurante. El hombre estaba muy débil y le caía todo de las manos. No era capaz de sujetar los cubiertos y la comida solía acabar en su camisa o en sus pantalones. Los demás comensales lo miraban con repugnancia y susurraban entre ellos. El hijo fingía no ver nada. Estaba muy tranquilo y concentrado en su padre.

Ni se avergonzaba ni se enfadaba. Se llevó al hombre al baño y le limpió los restos de comida de su cara llena de arrugas. Le arregló las gafas, le peinó y se fue a la barra a pagar la cuenta. Estaban a punto de irse cuando uno de los comensales le provocó y le dijo: “Creo que te has dejado algo”.

 

szacunek


El hombre se quedó pensando un momento y dijo: “No, no me dejo nada”.

“Claro que lo has hecho. Has olvidado algo muy importante. Les has enseñado una lección a todos los niños y a todos los padres que esperan ser tratados con respeto y cariño cuando sean viejos”.

Había muchas personas en el restaurante, y solamente una de ellas se dio cuenta del enorme sacrificio.

El silencio se apoderó de la sala. Nadie tenía el coraje para decir nada tras lo que había sucedido…

Recuerda tratar a los mayores con respeto. Un día seremos nosotros los viejos y, al igual que ellos, necesitaremos amor y apoyo.

1 2

Página 1 de 1

source : heftig.co

Reply