Lo que hizo este conductor me ha conmovido mucho. ¡Bravo!

El conductor de autobús Andre Grandin durante uno de sus viajes vio algo que le pareció inquietante. Paró el vehículo y salió a la calle… Los pasajeros estaban sorprendidos, pero no estaban enfadadosLo hizo por una buena razón.

Grandin vio a una niña llorando sentada en una acera. Decidió averiguar qué pasaba. Resulto que la niña de 10 años, Emilia Behrendtz, lloraba, porque sus amigos le molestaban.



1



Después de este suceso volvió al autobúb y como si no hubiera pasado nnada, continuó el viaje.

No hizo ningún comentario, y no presumió de su actitud. Una pasajera, Emma Gutaffson, hizo una foto de este suceso y la subió en Facebook. A 50 000 personas les gustó la fotografía. A la sociedad le encantan los héroes modestos y su grandes hazañas.

¡Si tú también apoyas su comportamiento, comparte la publicación con amigos por Facebook!

2

Página 1 de 1

source : saduseless.com

Reply