Le preguntó a un sin techo si podía dejarle un cubo. Lo que hizo después te conmoverá hasta las lágrimas.

Centrados en nuestros propios asuntos, desconectados del mundo, con la nariz metida en nuestros teléfonos móviles, dejamos de ver a las personas que nos rodean.

Además, no importa si esas personas están centradas en ellas mismas como nosotros o todo lo contrario; puede que necesiten tu ayuda, pero tienen demasiado miedo de pedirlo en voz alta. Sin embargo, hay veces que vale la pena apagar la indiferencia y ver con otros ojos a aquellos que tenemos a nuestro lado.


Un gesto amable a los más necesitados puede no solamente cambiar su día, sino también el nuestro e incluso a veces cambiar nuestra propia perspectiva del mundo. Y para algunos de nosotros eso viene como anillo al dedo. El hecho de que ayudar no es tan difícil era algo que un estudiante alemán tenía claro. Todo lo que necesitó fue un poco de empatía y agarró prestado un cubo de un sin techo para empezar su iniciativa.

¿Tienes curiosidad por saber qué pasó? Mira en la página siguiente :)



Reply