Gracias a su romántico marido y a la sorpresa que le hizo, Laura, gravemente enferma, nunca olvidará su décimo aniversario de bodas.

Al casarse, el marido y la mujer prometen estar junto a su pareja en las buenas y en las malas. Mantener esa promesa es la mejor prueba de amor, ya que no se separan cuando la situación se complica.

Hace diez años, Carl Gilberston, de Liverpool, se casó con una preciosa mujer llamada Laura. La pareja era feliz y su vida no era distinta de las miles de parejas británicas. Por desgracia, su cuento de hadas terminó con un terrible mensaje: Laura fue diagnosticada con esclerosis múltiple, una enfermedad del sistema nervioso que reduce las funciones cuerpo y al final causa la muerte.


carl-and-laura--p


Aunque esta noticia entristeció a la pareja, no apagó su llama del amor. Carl cuidó con cariño de su esposa, la cual ahora tiene que estar en silla de ruedas. Aunque su vida ha cambiado por completo, todavía son felices juntos.

Laura y Carl siempre han sabido que estaban hechos el uno para el otro, por lo que la enfermedad no los separó.

carl-and-laura-1


Carl, el cual quería mostrarle a su mujer lo mucho que la quiere, decidió sorprenderla en su décimo aniversario de bodas. Organizó un pequeño concierto para ella: le pidió al coro de la universidad que cantaran una canción llamada “Just the Way You Are” para su mujer. Cuando la mujer vio lo que su marido le había preparado, no pudo contener su reacción emocional. Este tipo de acciones son muy importantes para ella, ya que no sabe cuánto tiempo le queda para poder disfrutar de la presencia del hombre al que ama.

Dejemos que la historia de Laura y Carl nos recuerde que siempre deberíamos mostrar lo mucho que queremos a nuestros seres más cercanos, no solamente cuando haya una enfermedad de por medio.

Página 1 de 1

source : nolocreo.com

Reply