Las personas la han hecho sufrir durante 30 años en esta pequeña jaula. ¡La tristeza en sus ojos lo dice todo!

Aunque la gente está empezando a concienciarse y la actitud hacia los animales está cambiando, todavía nos queda mucho camino por recorrer. Tratar a los animales como forma de entretenimiento y quitarles su libertad y la posibilidad de que vivan una vida pacífica para realizar trucos debería estar prohibido.

Especialmente para aquellas personas que quieren ganar dinero con ello y no se preocupan de cuidar al animal de manera correcta. Animales esqueléticos en jaulas abarrotadas donde no tienen espacio ni para estirar las piernas. Así de cruel era la vida de Fifi, una osa que en toda su vida no había recibido nunca nada bueno de parte de los humanos.

1


Fifi era una osa parda que pasó sus primeros 10 años divirtiendo a las personas con trucos. Un circo itinerante la usaba no solamente a ella, sino también a otros animales. Durante los siguientes 20 años la osa fue sentenciada a vivir en una jaula diminuta y oxidada y a no comer casi nada. ¡Ninguno de los osos había corrido en toda su vida! Fifi se moría de hambre y cada movimiento le causaba dolor, ya que vivir en una jaula tan pequeña le había provocado una enfermedad en las articulaciones. Todo su pelaje cayó y tenía heridas por todo el cuerpo. Resumiendo, sufría muchísimo y era evidente que su estado era crítico.

3



La tristeza y la desesperación de la osa se podían percibir en sus ojos. Miraba con tristeza a las personas que pasaban por ahí. Por suerte, su vida cambió. ¡En la siguiente página sabrás cómo y de qué peculiar manera!

24


source : youtube.com

One Response

Reply