¡La madre de un niño enfermo prefirió creer a su propia intuición y no hacerle caso al médico! ¡Lo que hizo es increíble!

No hay nada peor para un padre que tener un niño enfermo el cual no puede ser ayudado. Por desgracia, esto le ocurrió a Stephanie Smith, de 35 años, el hijo de la cual nació con una enfermedad muy grave. Cuando el niño nació, nada indicaba que le esperaba una pesadilla.

Todo parecía estar bien y su madre era la mujer más feliz del mundo con su niño en brazos. Pero a los tres meses surgieron los problemas. A Isaiah le salieron unos sarpullidos y unos moratones terribles cuando se tiró un poco de perfume en el aire. Cada contacto con algún olor le causaba una irritación muy potente.

Era tan terrible que su madre no podía ni siquiera abrazarlo o tocarlo. El pequeño lloró de dolor durante días. Las visitas de los 35 especialistas no trajo nada de luz. Los esteroides y los fármacos sólo le otorgaban unos días de calma, pero luego el dolor volvía.
11

12 13



Los baños le aliviaban. El niño se podía dormir sin sufrir dolor estando sumergido en agua templada.
1415


source : isaiahquinn.blogspot.com

Reply