La isla fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial. ¡No vas a creer en lo que pasa allí ahora!

Okunoshima es una isla pequeña en el Océano Índico, al lado de Japón. Se puede llegar allí sólo en transbordador. Okunoshima jugó un rol importante durante la Segunda Guerra Mundial como fábrica del gas venenoso necesario para la producción del arma química, que fue traída a China.

Se puede ver esta parte de la historia con tan solo mirar los edificios vacíos de la isla, donde se analizaban y producían los gases venenosos. En 1988 se creó aquí un museo, cuyo papel consiste en avisar a la gente y hacer que se dé cuenta de la verdad tremenda sobre el gas venenoso.

Sin embargo, hay inquilinos muy atípicos en la isla abandonada. ¡Me pregunto cómo han llegado allí!


Las ruinas de la fábrica del gas venenoso.

1



El interior de la central eléctrica que traía el gas a la fábrica. Los dos edificios están completamente vacíos hoy en día.

2



Este museo fue abierto en 1988 para educar a la gente en el tema del papel del gas venenoso en la isla durante la Segunda Guerra Mundial.

 

 

3



¡¿Pero qué es esto?! Un conejo…

4


source : amusingplanet.com

One Response

Reply