Haz un ambientador tú mismo. ¡No es tóxico y cuesta poco de hacer!

Nos encanta que nuestra casa tenga un olor fresco y agradable. Solemos comprar una gran variedad de ambientadores en las tiendas y las droguerías, pero rara vez nos preguntamos qué es lo que estamos respirando.

Resulta que los productos que compramos en las droguerías tienen sustancias nocivas para la salud como, por ejemplo, ftalato, acetona, limoneno, clorometano, tolueno o benceno, entre otros. Algunos tienen efectos alergénicos muy fuertes, mientras que otros irritan el sistema respiratorio y contribuyen a la formación de tumores.

1


Si quieres que tu casa tenga un aroma divino, no hace falta gastarse mucho dinero en un ambientador perjudicial. Puedes hacer uno tú mismo que no sea tóxico.



Aquí está lo que necesitas:

  • un frasco
  • bicarbonato
  • tus aceites esenciales favoritos
  • papel decorativo
  • una cinta o un cordel

2


source : akademiawitalnosci.pl

Reply