¡Encontraron a una bebé de pocos meses llamada Nika enferma y abandonada entre los escombros! Pudo sobrevivir milagrosamente gracias a la ayuda de los voluntarios

Sara es una chica de 28 de Luisiana que decidió dejar los Estados Unidos para ayudar a los habitantes pobres de Haití. La mujer aceptó un trabajo como terapeuta recreacional en el Danita’s Children Medical Center.

El trabajo de Sara no es fácil y tiene un gran impacto en su salud mental. Cada día, la mujer cuida a niños gravemente enfermos, pero el caso de Nika fue un shock enorme. La pequeña, por culpa de la poca vergüenza de su madre, pasó un infierno y estaba en el borde entre la vida y la muerte. Sara sintió un vínculo especial con la niña. Decidió salvarla a pesar de que la probabilidad era mínima.

haiti-pas


Un día, una mujer con una bebé de 3 meses avisó al centro médico en el que trabajaba Sara. Afirmó ser la tía de la niña y dijo que su nombre era Nika. La pequeña sufría hidrocefalia. El líquido cefalorraquídeo se había acumulado en la cabeza y era una seria amenaza para su vida. Nika necesitaba una intervención quirúrgica inmediata, por lo que se quedó en el hospital. Por suerte, la operación fue un éxito y la pequeña empezó a recobrar fuerzas.

Gracias a la operación y a su estancia en el hospital el estado de Nika mejoró mucho.
93de9e734a27e76ce985a630c9c4f473


Cuando terminó el tratamiento surgió el problema de que la tía de Nika no se la quería llevar a casa. Pronto descubrieron que la mujer había mentido a los médicos y a los voluntarios porque en realidad era la madre de la niña. La reticencia de la mujer a aceptar a su hija se debía a la discapacidad de la pequeña. En Haití, que un bebé tenga una discapacidad es un motivo de vergüenza para los padres, ya que lo consideran un castigo por algo que el niño ha hecho en otra vida.

Haití es un país en el que los niveles de pobreza son muy altos y en el que las supersticiones siguen estando muy presentes.
haiti-1


La madre de Nika no la quiso desde el principio y, como ella mismo admitió, bebió varios venenos durante su embarazo para abortar, pero no lo consiguió. Como resultado dio a luz a una niña enferma y, desde entonces, ha hecho todo lo posible para ocultar la presencia de la niña del resto del mundo. Cuando tuvo que dejar su casa con su hija la tapó con mantas y trapos para que nadie la viera. A pesar de su reticencia por Nika, la madre decidió llevársela a casa tras la operación. Por desgracia, la madre no se presentó para las revisiones médicas de la pequeña durante meses, por lo que Sara decidió buscar su casa y comprobar qué estaba pasando.

Por desgracia, los niños en los países pobres suelen ser tratados como un problema del que deben deshacerse y las propias madres intentan abortar cuando tienen embarazos no deseados.

Puedes leer lo que encontró Sara en la casa de la niña en la siguiente página.

haitoi-2


source : nolocreo.com

Reply