El propietario de este perro se quedó sin palabras al leer una tarjeta atada al collar de su mascota…

Un día vi a un perro deambulando por mi jardín. Era un perro viejo y tenía collar, así que no era un animal callejero. También parecía que estaba bien cuidado. Cuando me vio, se acercó y dejó que lo acariciara.

Tras romper el hielo, me siguió a casa. Atravesó con precaución el recibidor, se acostó en un rincón y se durmió. Tras dormir una hora, se levantó y fue hacia la puerta, señal de que quería salir. Al día siguiente volvió a visitarme.

El encuentro fue igual que el del día anterior. Me siguió a casa otra vez y durmió una hora. La situación se repitió durante las siguientes semanas, aunque algunos días no venía.
1


Cada vez tenía más curiosidad por saber quién era el propietario de este adorable animal, por lo que le ate una tarjeta a su collar. En ella ponía:

“Me gustaría saber quién es el propietario de este perro tan encantador. Me lo pregunto porque el perro viene cada día a hacer la siesta”.

La respuesta vino al día siguiente. En la tarjeta ponía:

“Gracias por esta información. El perro vive con seis niños, de los cuales dos todavía no tienen ni tres años. Es por eso por lo que supongo que quiere recuperar el sueño perdido. ¿Podría ir yo también mañana?”.

Si te ha gustado esta historia, compártela con tus amigos.

6

Página 1 de 1

source : heftig.co

Reply