¡El padre de esta niña de 6 años se hizo un tatuaje para que ella no se sintiera diferente!

Para unos padres es muy doloroso ver cómo su hijo sufre una enfermedad. En Nueva Zelanda, Alistair Campbell decidió ir más allá para ayudar a su hija. Así que, con tal de hacerla sentir mejor por su implante coclear, se tatuó uno en su cabeza.

La niña sufre una pérdida extrema de audición. Tuvo su primer implante cuando tenía 4 años. Su padre dijo: “Mi amor hacia ella es enorme, y mi pelo siempre puede volver a crecer”. Tras ser preguntado por la prensa si dolía, el padre contestó: “Me dolió, pero no podía hacer nada”. Campbell no tiene más tatuajes, pero ya ha decidido hacerse otro porque el pelo vuelve a crecer. Quiere raparse en ocasiones especiales o cuando Charlotte se lo pida. La pérdida auditiva es hereditaria en su familia. La abuela de la niña lleva sonotone, y su hermano también. Un implante coclear es un aparato electrónico que se inserta quirúrgicamente y que permite a las personas completamente sordas poder escuchar.


El padre y su tatuaje.

1



Charlotte con sus hermanos. 

2



Papá y los niños. 

3



Una sonriente Charlotte con su estimado padre.

4


source : nzherald

Reply