El instinto maternal nunca se equivoca. Aquí tienes la historia de una gata determinada que no cesó en la búsqueda de sus hijos

Ayudar a los animales es una tarea importante y noble que requiere sentido de la responsabilidad. Por desgracia, hay veces que, queriendo ayudar, hacemos todo lo contrario. Una gata de Nueva Zelanda fue víctima de una situación así cuando alguien se llevó a sus crías.

Cuando vemos a algún animal en la calle lo primero que hacemos es llamar a los servicios adecuados para que lo cuiden o llevarlo nosotros mismos al refugio. Pero la ayuda humana no siempre es necesaria, ya que los gatos sin dueño se las arreglan muy bien. Este adorable gato era también un animal muy astuto que dio vida a varios gatitos. Pero por desgracia, cuando se fue de su guarida, alguien descubrió a los pequeños y, queriendo ayudarlos, los llevó al veterinario.

Los gatitos tienen que estar con su madre.
Mother-cat-sneaks-into-a-vet-clinic-to-be-with-her-abandoned-kittens (1)



Cuando la gata volvió y vio que sus hijos no estaban donde los dejó, empezó a buscarlos. Llegó a la clínica veterinaria Mill Road siguiendo su rastro. Sintiendo que estaba cerca de sus hijos, la gata no se alejó del edificio e intentó entrar varias veces por un agujero de la puerta. Su determinación llamó la atención del personal de la clínica y decidieron comprobar sus intenciones, por lo que la dejaron entrar.

El deseo de ver a sus hijos le dio fuerzas.
Mother-cat-sneaks-into-a-vet-clinic-to-be-with-her-abandoned-kittens (2)


La gata, guiada por su instinto maternal, pronto encontró una caja con 4 gatitos. Los pequeños, de un mes, estaban un poco desorientados pero sanos. La gata y sus crías buscan un hogar feliz con la ayuda de los empleados de la clínica. Esta historia demuestra que hay que pensar bien antes de ayudar.

Por suerte, la familia vuelve a estar reunida y puede ser adoptada.
Mother-cat-sneaks-into-a-vet-clinic-to-be-with-her-abandoned-kittens

Página 1 de 1

source : mirror.co.uk

Reply