El entrenador vio que dos chicos dejaron de ir a la escuela. ¡Lo que vio en su casa es terrible!

Dos hermanos de Pittsburgh no tenían una vida fácil. Sus padres habían sido adictos a las drogas y al alcohol durante mucho tiempo, así que perdieron la custodia de sus hijos y los chicos fueron llevados a una familia de acogida.

Ahí fue incluso peor. Les propinaban palizas y eran utilizados, así que el chico de 12 años y su hermano de 8 quisieron escapar de ese infierno. Pero no podían hacer nada.

1


Quería dormir durante toda mi vida. Después de la escuela iba directo a la cama, así que no vería lo que sucedía en casa.

Josh y Jessee practicaban boxeo, pero dejaron de ir a los entrenos cuando fueron con su familia de acogida. Extrañado por este hecho, su entrenador decidió visitar su nueva casa. Lo que vio le dejó estupefacto.

2 3 4


source : heftig.co

Reply