El doctor le dijo que no le quedaba mucho tiempo… ¿Su reacción? ¡Inspirador!

Un día, una mujer obesa decidió perder peso y empezó a hacer ejercicio. Quería adelgazar no por ella, sino… ¡por su hijo!

El hijo de la señora Wang tenía insuficiencia renal y, sin un donante, se enfrentaba a la muerte. Su madre podía ser donante, pero la rechazaron debido a su obesidad, ya que un solo riñón no podía hacer “funcionar” el cuerpo de una mujer obesa.

8


Como no aparecía ningún donante y la condición del muchacho empeoraba cada día, el doctor le dijo a su madre que “el tiempo se acababa”. Para salvar a su hijo y ser capaz de donar un riñón, la señora Wang empezó a correr casi 20 km al día y cambió completamente su dieta. Cuando se pesó tres meses después, el doctor no podía creer lo que estaba viendo. ¡La mujer había perdido peso y podía ayudar a su hijo!

Mira este vídeo que te conmoverá. ¡Nada es imposible!

¿Te ha gustado? ¡Comparte este post con tus amigos en Facebook!


Página 1 de 1

source : youtube.com

Reply