El cliente empezó a discutir con la cajera y a humillarla. Mira lo bien que reaccionó el jefe de la tienda

Uno de los trabajos más infravalorados actualmente es el de cajero. Se suele tachar a la persona en cuestión de ser un trabajador no cualificado que no tiene la educación necesaria para trabajar en una mejor posición.

Pero trabajar de cajero no es fácil: requiere precisión, vigilancia y buena memoria, pero también unos nervios de acero y flexibilidad para los clientes que no están contentos con la oferta de la tienda. Por desgracia, las personas suelen despreciar alguien que está en esa posición, algo que las jóvenes han aprendido cuando han querido ganarse algo de dinero extra para la universidad.

sklep-pas


Así es cómo recuerda una de esas chicas una situación desagradable:

Hace unos años trabajaba de cajera en una tienda que vendía material de oficina. Quería ganar dinero para la universidad. Por desgracia, un día me ocurrió algo muy desagradable. Estaba sirviendo a una clienta bastante adinerada: me di cuenta de que llevaba un bolso de marca y que su pelo era un buen trabajo de peluquería… La mujer echó su compra a la cinta y sacó algunos cupones, con lo que yo, como de costumbre, empecé a pasar por la caja los productos y los cupones.

Las cajeras tenemos que servir a clientes enfadados a diario.
a99af8127541eed5eae5e782326b1f5b (1)


Por desgracia, resultó que no todos los cupones eran válidos. Cuando le dije a la mujer que no podía aceptarlos, la cliente se volvió loca. Sin hacer caso a lo que yo le decía, pidió hablar con mi jefe. Mientras lo esperábamos, la clienta le decía algo a su hija de unos 7 años: ¿Ves, cariño? Por eso tienes que ir a la universidad, para no terminar de cajera como esta chica.

Sigue leyendo en la siguiente página para ver lo que el jefe le dijo a la clienta y a la cajera.

6958248796_e01d6c5760_c


source : nolocreo.com

Reply