Un conductor de autobús estaba mirando un muchacho solitario… ¡La razón por la que hizo esto es conmovedora!

Hace poco, navegando por Internet, me encontré con una historia muy conmovedora que compartió un hombre. No dijo su nombre y, aunque su historia es muy simple, muestra lo importante que es la bondad de las personas y la ayuda que pueden dar.  

Aquí la tienes:

Estaba leyendo las cartas de mi madre y me recordó una historia que me sucedió hace años y que he entendido hace poco.
Yo era el único hijo de mis padres. Mi madre se casó tarde y fue un milagro que yo naciera sano y fuerte. Todos me querían.

Mi madre se ponía a trabajar muy temprano. Primero me preparaba para la guardería, subíamos en autobús temprano, mi madre me acompañaba al edificio, me dejaba con la profesora y se volvía corriendo para coger otro autobús que le dejara en el trabajo.

Por desgracia casi siempre llegaba tarde y el jefe la amenazó con despedirla. Era difícil conseguir trabajo y no podíamos vivir sólo de la nómina de nuestro padre. Mis padres tomaron una decisión complicada y dijeron que tenía que ir yo solo a la guardería. Tenía tres años.

brightside.me

159605-R3L8T8D-650-557870_600


Por desgracia casi siempre llegaba tarde y el jefe la amenazó con despedirla. Era difícil conseguir trabajo y no podíamos vivir sólo de la nómina de nuestro padre. Mis padres tomaron una decisión complicada y dijeron que tenía que ir yo solo a la guardería. Tenía tres años.

Quería ser valiente y no llorar. Sin embargo, tenía mucho miedo de la carretera que tenía que cruzar desde la parada del autobús a la guardería. Mi madre también tenía miedo, pero no teníamos alternativa.

Tras un tiempo me di cuenta de que el conductor de autobús al que yo subía iba muy despacio y solamente aceleraba cuando yo ya había entrado en la guardería. Me sentía más confiado y seguro.

Tras unos años conocí al conductor que me llevaba cada mañana a la guardería. El conductor sonrió cuando me vio y dijo: “¡Ey, pequeño! ¡Cómo has crecido! ¿Te acuerdas de cuando te llevaba a la guardería?”.

Han pasado muchos años desde entonces, pero nunca he olvidado que este hombre se preocupaba de que llegara sano y salvo a la escuela, sin que nadie se lo pidiera. Su acto de bondad me dio el coraje necesario y tuve fe en las personas.

busexpress.com.au

037082-3ed795e2-6ae4-11e4-ac94-b503b9e63895

Página 1 de 1


Reply