Este hombre estaba durmiendo cuando, de repente, su gato le mordió el dedo con fuerza. Le dolió mucho, ¡pero se lo agradecerá el resto de su vida!

El hombre se lo llevó y le dio un bol lleno de comida y un cálido hogar. Su relación parecía muy buena y no había indicios de que las cosas se fueran a torcer. Aunque el gatito venía de un refugio, estaba perfectamente aclimatado y trataba a su nuevo dueño con amabilidad. Glen tenía una grave enfermedad del cerebro que le causaba ataques epilépticos. Lo peor era cuando tenía estos ataques mientras dormía, ya que había una alta probabilidad de que no se volviera a despertar.

Poco después de adoptar a Blake, ocurrió un suceso terrible. El hombre de 56 años se durmió y pasó lo que él más temía. Empezó a tener convulsiones y no había nadie cerca. Por suerte, su leal gato estaba observándolo. Cuando vio que algo iba mal, mordió con fuerza el dedo de su dueño. Glen sintió el dolor y se despertó al instante.


source : huffingtonpost.com, thedodo.com

Reply