Este hombre estaba durmiendo cuando, de repente, su gato le mordió el dedo con fuerza. Le dolió mucho, ¡pero se lo agradecerá el resto de su vida!

Los refugios de animales están llenos de mascotas sin hogar. Los perros y los gatos que allí se encuentran esperan la adopción y el amor de una familia.

No todas las mascotas tienen las mismas oportunidades de ser felices, ya que los animales viejos y enfermos están en una situación bastante mala. La gente no quiere lidiar con ellos o cubrir el coste de los tratamientos, por lo que suelen escoger cachorritos o gatitos sanos. Toda criatura se merece una segunda oportunidad, pero aunque quisiéramos, no podemos ayudar a todo el mundo.

Tienes que animar a otros a que adopten a animales que no son queridos, pero es imposible convencerlos. Por suerte, cada vez más personas quieren llevarse a esos animales de los refugios en vez de comprarse un perro o gato con pedigrí. A Glen Schallman le encantan los gatos.
Sabe que estos gatos adoptados no son inferiores a aquellos que compras en una tienda. El año pasado, fue a una agencia de adopción de animales en Texas (Humane Society of North) para buscar una mascota. Un gato llamado Blake le llamó la atención. Cuando vio a Glen, empezó a maullar para llamar su atención y para sugerirle que él sería su mejor opción.

¿Cómo terminó la cosa? Lo sabrás en las páginas siguientes.


source : huffingtonpost.com, thedodo.com

Reply