¡Este rico le dio a un mendigo una cesta llena de basura! A los pocos días, el mendigo volvió y le dio algo que lo dejó atónito.

El pobre agarró la cesta sin mediar palabra y se fue. Pocos días después, el rico volvió a ver al hombre pobre en su villa. Pensó que había ido para recoger otra cesta llena de basura, pero en vez de eso, quiso hacerle un regalo. Le dio la misma cesta llena de flores.

¿Por qué me has dado flores cuando yo te he dado basura? – preguntó el hombre, sorprendido. Todos damos lo que tenemos en nuestro corazón- le contestó, y se fue.



Reply