¡Este rico le dio a un mendigo una cesta llena de basura! A los pocos días, el mendigo volvió y le dio algo que lo dejó atónito.

Un hombre rico vivía enorme villa en las afueras de la ciudad. A primera vista se podía apreciar que no le faltaba dinero. Conducía un coche lujoso, vestía un traje caro y tenía un reloj que valía varios miles de dólares. Los mendigos merodeaban los alrededores de la zona. Un día, el hombre rico decidió hacer un gesto dándole a uno de esos mendigos una cesta llena hasta los topes de cosas indeseadas.

La mayoría era basura. Paquetes de productos, algunas botellas de cerveza, papel, ropa rasgada y zapatos. En otras palabras, nada que él necesitara. El rico asumió que el pobre estaría contento. Al fin y al cabo siempre están rebuscando entre la basura, así que le puso las cosas más fáciles. Era muy tacaño y no iba a compartir su dinero.



Reply