Ayudó a una anciana con una rueda pinchada. Cuando el hombre llegó a casa, vio lo que de verdad había hecho…

Un hombre estaba conduciendo por una carretera secundaria cuando vio a una anciana con un Mercedes.

Tenía una rueda pinchada y estaba sentada dentro del coche sin saber qué hacer. Sin dudarlo ni un instante, el hombre se detuvo y se acercó. La mujer estaba asustada y preocupada. En vez de saludar al hombre le preguntó: ¿Va a doler?. Seguro que pensaba que el hombre iba a robarle o a pegarle una paliza. Al fin y al cabo, estaba en tierra desconocida y nadie sería capaz de reaccionar. Además, el desconocido no tenía buena pinta. Iba mal vestido y necesitaba un buen afeitado.

old-woman


La anciana, petrificada, salió rápidamente del coche. Empezó a llover y se estaba mojando.

Estoy aquí para ayudarla. mi nombre es Bryan Anderson. ¿Por qué no vuelve dentro del coche? Ahí estará calentita”, dijo el desconocido. El hombre agarró el gato y se puso manos a la obra. Cuando terminó, la anciana se lo agradeció y le ofreció dinero. El hombre lo rechazó y dijo: “Si alguna vez ve a alguien que necesita ayuda, ofrézcasela. Solamente recuérdeme. Me llamo Bryan Anderson.

tool


Al hombre le hubiese venido muy bien el dinero porque no era rico, pero sintió que no podía aceptar nada de la mujer porque no era trabajo. Simplemente, ayudó a alguien que lo necesitaba. ¡Ve a la página siguiente para saber qué ocurrió luego!

road


source : virealno.com

Reply