¡Aunque no tenía mucho dinero, construyó una casa que es la envidia de cualquier arquitecto! ¡Mira qué inventó!

Una vez más, se demuestra que no hace falta gastarse una fortuna para decorar brillantemente un lugar. Esta vez os mostramos una persona extremadamente creativa que transformó un simple contenedor en un edificio arquitectónico de primera clase.

¡Quizá su impresionante trabajo te inspire a construir casas similares!

1



Pagó tan solo 2.000 dólares por un contenedor vacío. Se puso su gorra de pensar y empezó a trabajar.

3



Eligió colores para contrastar con la cubierta de metal. Instaló lámparas amarillas que iluminaron el interior y lo hicieron acogedor.

2



El interior está perfectamente diseñado. Es muy creativo y lleno de nuevas ideas.

7


source : archiengineering.com

Reply