Ana tiene síndrome de Down y siempre ha soñado con bailar, pero ninguna escuela la admite. ¡Ahora se arrepienten de no haberle dado una oportunidad!


Inscribir a Ana en una escuela de baile fue una buena decisión porque la niña está feliz por ello. Su presencia en la escuela también es una gran ventaja para los profesores, ya que dicen que trabajando con Ana han aprendido a ser mejores profesores, más sensibles y abiertos. La pequeña canadiense está contagiando su alegría a todos aquellos que estén a su alrededor y demostrando que, a pesar de las circunstancias, siempre puedes ser feliz.

Ana está muy feliz cuando va a clase.
taniec-3


Actualmente, la pequeña de seis años se está preparando para su primera competición y los vídeos de sus entrenos están en internet. Decenas de millones de personas ya lo han visto. Ahora, la primera escuela de baile que rechazó a Ana solamente puede arrepentirse por haber perdido a una estudiante excelente que será adorada por toda la audiencia.

Ana, bajo la supervisión de sus profesores, está aprendiendo muchas rutinas de baile.


source : virealno.com

Reply