¡Al verlo, no podía ceerlo! ¡No me gustaría verlo en vivo!

Cuando ves un caimán de día parece muy peligroso, pero imagínate ver un montón de caimanes de noche. Es lo que vio el fotógrafo Larry Linch. Es tan espantoso como te parece.

Esperas a que aparezcan sus ojos. ¡Tan extraños!

Los ojos del caimán no son propiamente rojos, pero parecen ser así por la presencia de receptores especiales que se ven de noche y con la luz muy suave. Se parecen a los ojos del gato, pero reflejan la luz roja en vez de la verde del flash.

1



Para hacer esas fotos, Larry se atrevó a tomar fotos de caimanes en los pantanos de la Florida en plena oscuridad.

2



Recordándose cómo hizo las fotos, Larry dijo: “Arrodillado hasta unos centímetros en barro negro, calor, humedad y mosquitos sanguinarios, mis pensamientos centré en la calidad de la imagen… y escapada…”

3


source : offgridquest.com

One Response

  1. alberto

Reply