Lleva cada día a su hermano pequeño a la escuela. El motivo es muy triste

A la mayoría de niños que conozco no les gusta ir a la escuela. Prefieren quedarse en casa, dormir hasta tarde, jugar a la PlayStation o pasarse el día entero delante de un ordenador.

Seguro que no se dan cuenta de que muchas de las habilidades aprendidas en la escuela les ayudará en su futuro. Este chico filipino tiene una actitud completamente diferente hacia la educación, ya que hace un enorme sacrificio para poder tener la oportunidad de aprender. Sabe lo valiosa que es la educación.


Matteo Baño tiene 9 años y va a quinto grado. Sin embargo, no va solo a clase, sino que va con su hermano menor. ¿Por qué lo hace?

La historia que su profesor Shyla Mie Brillantes Blasico ha inmortalizado mediante fotos es conmovedora y nos hace apreciar la educación gratuita de la que disponemos en nuestro país.


Shyla es el profesor de una escuela de primaria en J. Blanco, en la isla filipina de Mindanao. El hombre está plenamente entregado a sus estudiantes e intenta ayudar a los que necesitan apoyo con toda su alma. Hace poco, su atención se volvió hacia Matteo.


Como ya hemos dicho antes, este muchacho tiene 9 años y es el mayor de tres hermanos. Él y sus hermanos viven en la pobreza y, hace poco, sobrevivieron a una enorme tragedia en la que murió su madre. El padre de los hermanos trabaja como carpintero en otra ciudad. Con tal de no perder su empleo, a veces deja a sus hijos solos en casa durante días o incluso semanas.


Los chicos van a la escuela cada día, donde pueden contar con, entre otras cosas, una comida caliente. El hermano más pequeño de Matteo tiene solamente dos años y no puede estar solo en casa, por lo que el mayor se lleva a su hermano con él a la escuela, donde puede aprender y comer en la cafetería de la escuela. Sabe lo importante que es la educación, pero por otro lado, se siente responsable de su hermano menor. El comportamiento de este chico es muy maduro, mucho más de lo que cabe esperar de un niño de esa edad.


Por desgracia, cuando los niños llegan a casa después de la escuela, no les espera una comida caliente hecha por su madre. Solo Matteo sabe cocinar algo, aunque normalmente solo tiene unos pocos ingredientes que elegir, lo que significa que solamente puede hacer comidas sencillas y poco nutritivas.
Los niños sufrirían hambre de no ser por la comida de la escuela. Además, la casa en la que viven los hermanos fue dañada durante una fuerte tormenta que pasó por la zona hace un tiempo. Definitivamente, no es un lugar adecuado para unos niños: está en ruinas y necesita una reparación importante, la cual, por desgracia, no pueden permitirse.


La publicación en internet de la foto de Matteo y sus hermanos hecha por su profesor resultó ser una buena idea. Los usuarios de internet no se han mostrado indiferentes y han organizado una recaudación de fondos para que puedan comer. Esto ayudó mucho a la vida de los pequeños, aunque todavía tienen muchas necesidades que satisfacer.

Por suerte, hay personas que cuidan a los niños y les echan una mano. Y seguro que no los abandonarán.

Página 1 de 1

source : curioctopus.it

Reply