Los ladrones han encontrado una nueva forma de robar a la gente. ¡Si respondes al teléfono y oyes esta pregunta, cuelga de inmediato!

Los vendedores que trabajan en compañías centradas en sacarnos dinero saben cómo tentarnos para que bajemos nuestra guardia y aceptemos sus ofertas.

Seguro que más de una vez has enviado un mensaje a un concurso de radio. ¿Qué ocurre entonces? Normalmente, tu bandeja de entrada se llena de cientos de mensajes invitándote a volver a participar. Por supuesto, mandar un mensaje a estas cosas supone un gasto considerable. Y aunque sabemos las consecuencias, sucumbimos a su poder, creyendo con inocencia que ganaremos los fantásticos premios.


Es un hecho que casi todos nosotros tenemos teléfonos móviles y que solemos responder las llamadas, por lo que algunos estafadores han empezado a aprovecharse de ello. Sabemos que hemos sido víctimas de una estafa solamente cuando vemos que nos falta dinero, cuando nuestro dinero ha sido transferido a otra cuenta o cuando ha sido gastado en compras carísimas. Y, por desgracia, no hemos sido nosotros los que hemos hecho esos movimientos. Además, ese tipo de transacciones no pueden deshacerse.

Lee sobre cómo los ladrones han estado robando en las páginas siguientes.


El problema al que nos referimos es uno que los usuarios americanos y europeos de teléfonos móviles han sufrido durante algún tiempo.
¿Cómo sucede? Una persona llama desde un número desconocido. Cuando la posible víctima responde el teléfono (porque puede ser alguien del trabajo, del hospital, de la escuela del niño…), el desconocido pregunta: ¿Puede escucharme, señor/señora? En una situación nunca debes responder que sí, sino que debes colgar inmediatamente. Los estafadores graban la voz de la persona y la usan para realizar transacciones.



¿Qué hacer si hemos respondido al teléfono y hemos dicho que sí instintivamente?
Avisa inmediatamente a la policía y luego bloquea el acceso a tu cuenta bancaria. Los ladrones pueden usar tu sí como prueba en un contrato de voz, por lo que pueden robar nuestro dinero sin problema. La amenaza del robo de los datos de nuestras tarjetas del banco se vuelve real.


El hecho de que el dinero en papel está siendo reemplazado poco a poco por códigos eléctricos es bueno por un lado, pero por otro conlleva muchos peligros. Quizá ya hayas leído sobre que los ladrones pueden copiar los números de nuestra tarjeta de una manera bien simple en situaciones totalmente inesperadas, como en el autobús o en su parada. Puedes encontrar más información sobre este asunto aquí.


Los terminales de pago falsos también son una grave amenaza. En las tiendas vemos muchos aparatos de este tipo, por lo que no les prestamos particular atención. Si no sabes cómo distinguir los reales de los falsos, échale un vistazo aquí. Los nuevos logros tecnológicos son para las personas, pero necesitas usarlos con cabeza. Los ladrones están buscando robos digitales y atacarnos en el lugar más inesperado. Y tu pérdida puede ser enorme.

Página 1 de 1


Reply